La empresa Transportadora Gas del Sur (TGS) inaugurará en los próximos días la primera etapa de construcción de 60 kilómetros de gasoducto y una planta de tratamiento en Vaca Muerta, obras que se sumarán al plan de inversiones por 330 millones de dólares para 2019 que la compañía presentó junto a su nueva imagen corporativa.

La obra de transporte de gas que desarrolla TGS consiste en una primera etapa de construcción de 60 kilómetros de gasoducto y una planta de tratamiento que estará operativa desde la próxima semana, mientras que en octubre se realizará la inauguración final de la planta y de los casi 150 kilómetros totales de tendido.

Este proyecto de transporte y acondicionamiento del gas natural de Vaca Muerta garantizará la infraestructura requerida para inyectar la producción incremental a los sistemas de transporte y permitirá expandir la escala del mercado de gas, aumentando las oportunidades de abastecimiento del mercado interno y de exportación.

El ducto Vaca Muerta Tramo Norte tendrá una capacidad para transportar 37 millones de metros cúbicos de gas por día en sus 115 kilómetros de largo, mientras que el Tramo Sur, tendrá la capacidad de transportar 19 millones de metros cúbicos por día en sus 32 kilómetros de largo.

En tanto, la planta de acondicionamiento de gas Tratayén permitirá adecuar la calidad del gas natural antes de ingresar a los gasoductos troncales, y tendrá una capacidad inicial de cinco millones de metros cúbicos diarios, ampliable a unos 60 millones de metros cúbicos.

En el marco del lanzamiento de su nueva imagen de marca, la empresa de energía anunció que realizará inversiones por US$ 330 millones durante 2019, orientados a sus cuatro negocios principales: servicio público de transporte de gas natural, producción y comercialización de líquidos del gas y telecomunicaciones en Vaca Muerta.

Con respecto al servicio público de transporte de gas natural, la compañía invertirá más de 100 millones de dólares para la operación y mantenimiento en gasoductos y en plantas compresoras.