La petrolera angloholandesa Shell ratificó que pasará a desarrollo masivo tres áreas que opera en la formación neuquina de Vaca Muerta, lo que le permitirá antes de fin de año triplicar la producción actual de petróleo y duplicar los puestos de trabajo, anunció el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, desde Houston.

El desarrollo que ya había sido anticipado por el titular de la compañía en el país, Sean Rooney, a fines de diciembre en Neuquén, comprende las áreas Cruz de Lorena, Sierras Blancas y Coirón Amargo Sur Oeste, y se extenderá durante el período 2019-2025 con el objetivo de perforar 304 pozos en 38 locaciones.

Shell, además, construirá una planta de procesamiento de crudo, instalaciones de superficie para las 38 locaciones, 100 kilómetros de caminos internos, 75 kilómetros de oleoductos y gasoductos, líneas eléctricas, tres reservorios de agua y un acueducto secundario que se conecta con el ya construido.

Según informaron fuentes gubernamentales, la producción actual ronda los 4.500 barriles por día, y el objetivo es llegar a 40.000 barriles diarios en 2021 y 70.000 en 2025. 

Pero en lo inmediato, la puesta en marcha del plan de inversión le permitirá a Shell -hacia fin de año- triplicar la producción actual de petróleo que es de unos 5.000 barriles diarios limitados por la capacidad de evacuación, y duplicar los actuales 1.000 puestos de trabajo directos e indirectos que posee en las tres áreas operadas.

Para alcanzar esos objetivos, la empresa tiene previsto a mediados de año recibir el segundo equipo de perforación para operar en Vaca Muerta y comenzará la construcción de una segunda central de producción (Central Processing Facility – CPF).

La nueva central contará con una capacidad de 30.000 barriles diarios de petróleo, los que se sumarán a los 12.000 barriles de capacidad instalada de la primera planta de producción temprana (Early Production Facility – EPF) que fue puesta en funcionamiento en diciembre de 2016.
Gutiérrez cumplió esta semana con una agenda energética en Estados Unidos con empresas petroleras, de servicios y entidades financieras para presentar el «desarrollo estratégico» de la provincia.
En esa agenda se concretó la reunión en Houston con el vicepresidente de Aguas Profundas de Royal Dutch Shell, Wael Sawan; el gerente técnico de Shell para la Argentina, Ed Kruijs; y el gerente general de Operaciones No Convencionales del área de Pozos y Logística, Shayne Dustin.
Gutiérrez estuvo acompañado por el ministro de Energía y Recursos Naturales de Neuquén, Alejandro Monteiro; y el presidente de GyP, Alberto Saggese.

En los tres pozos operados, Shell comparte participación con la empresa provincial GyP que posee un 10% en cada una de ellas, y con Vista que ostenta otro 10% en Coirón.

A esas áreas, la empresa suma una asociación con YPF con participación del 50% cada una en Baja de Añelo, y tiene un 45% de los bloques Rincón La Ceniza y La Escalonada operados por Total.

“Vaca Muerta ocupa un rol muy importante en nuestro portfolio global de No Convencionales. Vemos un potencial de crecimiento a largo plazo muy significativo”, dijo Andy Brown, director de upstream del Grupo Shell, en diciembre en ocasión del anuncio.

En el mismo sentido, Rooney había explicado que «los resultados preliminares de la producción temprana de los proyectos piloto en Vaca Muerta fueron positivos y se comparan exitosamente con otras áreas de No Convencionales a nivel global».