Rosatom quiere construir en la Argentina plantas de energía atómica flotantes e instalaciones de baja capacidad de generación, dijo un alto ejecutivo de la compañía estatal rusa,

«La compañía ya tiene 36 contratos internacionales y que recientemente, se inauguró el primer puerto flotante en Pevek», declaró Eugeny Pakermanov, jefe de Rosatom UItramar en una entrevista que publica hoy la agencia rusa Sputnik.

A fines del año pasado, con ocasión de la cumbre del G20 en Buenos Aires, Rusia y Argentina firmaron un documento «estratégico» sobre colaboración en el uso de la energía nuclear que en particular incluye la eventual construcción de una central nuclear flotante y una central nuclear de alta potencia.

«El año pasado, junto con el documento estratégico, también fue firmada una hoja de ruta, que prevé estudiar la posibilidad de construir en serie y usar centrales nucleares flotantes, así como encontrar formas de optimizar el uso de tecnologías relacionadas con plantas de energía nuclear terrestres de baja potencia», precisó el ejecutivo ruso.

Apuntó además que la Argentina tiene su propia tecnología en este campo y se podrían combinar las soluciones de ambos países.

«En cuanto a la central terrestre hemos discutido la posibilidad de que los técnicos de nuestros países estudien más a fondo la posibilidad de hacer una combinación, sinergia de las soluciones rusas y argentinas, y en el futuro construir juntos centrales nucleares semejantes para otros países», apuntó al respecto.

«Teóricamente, esta es una de las posibles áreas de cooperación», agregó.

Dijo que «además es posible cooperar en la construcción de las centrales flotantes» en referencia a que «Argentina construye un barco en sus astilleros y Rusia suministra equipos necesarios para una planta nuclear».

«Este modelo de cooperación es posible no solo en Argentina. En América Latina hay grandes empresas de construcción naval aptas para desarrollar tales proyectos, y Rusia está dispuesta a cooperar en esta área, remarcó Pakermanov.