El Gobierno recibió una buena noticia desde Houston. Ante la atenta mirada de Nicolás Dujovne y Gustavo Lopetegui, Petronas ratificó su intención de invertir u$s 2300 millones en los próximos cuatro años para desarrollar el yacimiento no convencional La Amarga Chica, en Vaca Muerta.

Según le confirmó al portal Econojournal el propio vicepresidente ejecutivo de la compañía, Anuar Taib, el proyecto, en la que Petronas es socia en partes iguales con YPF, sigue en pie. “Estamos en desarrollo y esperamos estarlo un largo tiempo”, apuntó el ejecutivo durante CeraWeek 2019, el evento que reúne a los principales jugadores de la industria petrolera y se está llevando a cabo a esta semana en la ciudad tejana.

El plan había sido comunicado en diciembre por el Ministerio de Hacienda y se convirtió en uno de los más importantes del sector en 2018. El proyecto contempla un desarrollo a 20 años que implicará un desembolso de aproximadamente u$s 7000 millones.
El objetivo es llegar a 2022 con una producción de 60.000 barriles de petróleo por día.

La Amarga Chica es el tercer proyecto en Vaca Muerta que YPF consigue pasar a etapa de desarrollo masivo. Comenzó a perforarse en mayo de 2015 y demandó una inversión de u$s 550 millones. Los 33 pozos que la componen alcanzan una producción de 9800 barriles equivalentes de petróleo diarios.

Los otros dos son El Orejano, en el cual YPF está asociada con Dow, y Loma Campana, que marcó el inicio del trabajo de la petrolera argentina en Vaca Muerta en 2013. Este último, junto a Chevron.

Uno de los principales impulsores del desembarco de la estadounidense en la formación fue Ali Moshiri, por entonces, su presidente para África y América latina. Ahora, el ejecutivo pretende volver a tierras neuquinas pero, esta vez, con su propia compañía: Amos Global Energy.

De acuerdo a lo consignado Econojournal, Moshiri está interesado en cerrar un acuerdo con Gas y Petróleo de Neuquén (GyP) y realizar su approach de manera sinérgica con empresas de servicios. “Vaca Muerta es una de las mejores cuencas de América. Es un tremendo recurso del que solo un 5% ha sido desarrollado. Para acelerar la actividad se precisa del ingreso de pequeñas y grandes compañías que inyecten capitales públicos y privados”, expresó.