El avance global de las obras correspondientes a las represas hidroeléctricas «Cóndor Cliff» y «La Barrancosa», que se construyen sobre el río Santa Cruz, llega a casi 14% en promedio, pero por diversos motivos deberán extenderse entre tres y 18 meses los plazos contemplados inicialmente.

La Jefatura de Gabinete de Ministros precisó que llega a 13,88% el progreso de los trabajos en los proyectos santacruceños, que serán las mayores centrales hidráulicas del país detrás de Yacyretá y de Salto Grande.

Los detalles fueron incluidos en el último informe presentado por la Jefatura de Gabinete al Senado de la Nación, a partir de la información suministrada por la Secretaría de Energía. 

El mayor avance se registra en La Barrancosa, con 16,18%, mientras Cóndor Cliff, tiene un grado de adelanto de 13,15%.

Ambos aprovechamientos hidroeléctricos, a 135 kilómetros de El Calafate, tendrán en conjunto una potencia instalada de 1.310 Mw y están a cargo de la unión transitoria de empresas (UTE) integrada por la empresa china Gezhouba y las nacionales Electroingeniería e Hidrocuyo.

El proyecto demandará una inversión total de US$ 4.100 millones y está previsto que Condor Cliff aporte una generación eléctrica anual de 3.268 Gwh, mientras La Barrancosa producirá 1.903 Gwh.

El informe de la Jefatura de Gabinete consignó un avance menor en lo que respecta a la construcción de la línea de extra alta tensión de 500 kV, que transportarán al Sistema Interconectado Nacional la energía producida por las dos represas y cuyo tendido sólo progresó un 4,3%.

Hasta fines de abril se llevaban excavados 11 millones de m³ de tierra y se ejecutaron rellenos en las presas por 3,5 millones de m3, para lo cual se empleó a 1.811 trabajadores, puntualizó la Jefatura de Gabinete.

El informe oficial señala que en La Barrancosa y en la línea de extra alta tensión «no se han producido contingencias destacables», por lo cual sólo «se prevén ajustes de plazo no significativos (del orden de los tres meses)». 

En Cóndor Cliff, en cambio, «se han detectado algunas complejidades geológicas que están motivando ajustes de ingeniería que se traducirán en mayores volúmenes de excavaciones y de hormigones, con un consecuente mayor plazo de obra del orden de 12 a 18 meses».

Los planes iniciales contemplaban que la primera turbina se pusiera en marcha a fines de 2021, mientras el plazo de conclusión de las obras en las dos centrales hidroeléctricas estaba estipulado para abril de 2024.