La marca de combustibles y lubricantes Gulf inauguró hoy su primera estación de servicio en el país, lo que se presentó como el punto de partida del plan de embanderamiento de 150 puntos de expendio al 2020, con lo cual buscará posicionarse en el segmento minorista de combustibles.

El punto de venta abierto es también la primera fuera del Reino Unido que se inaugura con la nueva identidad global, y está ubicada en la avenida Directorio y White de la ciudad de Buenos Aires.

La compañía tiene un plan de inversión superior a los US$ 22 millones para su primera etapa de instalación en el país durante los próximos cinco años, y le permitirá tener presencia en 17 provincias.

Gulf, como parte de su plan en la Argentina iniciado a partir de la adquisición de los contratos de más de 120 estaciones de la ex Oil Combustibles, planea la próxima apertura en la ciudad de Córdoba y luego en el Gran Rosario.

El gerente general de Delta Patagonia -licenciataria de Gulf para Argentina-, Eduardo Torrás, destacó que la primera locación de la marca se eligió «por su densidad poblacional, que permitirá que rápidamente la marca sea vista y experimentada por muchos clientes».

Gulf, que tiene presencia en más de 100 países y 4.000 bocas de expendio, llegó el año pasado a la Argentina con el objetivo de embanderar 50 estaciones durante 2019, a partir de julio, totalizando 150 bocas en los próximos dos años.

La estación de servicio presenta una superficie de 1.800 metros cuadrados, una tienda, tres islas de combustibles líquidos y tres islas de Gas Natural Comprimido.

La perspectiva de la empresa es para este año alcanzar y superar el 1% del total del mercado minorista de combustibles líquidos, y crecer hasta el 3% para 2021 con el desarrollo de su red de estaciones.

Más allá de que el desembarco en el país esté vinculado con el proyecto de comercialización de combustibles y GNC, no se descarta para los próximos años el ingreso de la marca en otros segmentos del sector petrolero y en otras energías alternativas.

En el país, Delta Patagonia y sus socios Copetrol, Energía del Paraná y Barcos & Rodados -con accionistas argentinos y paraguayos- controlan más de 900 estaciones de servicio y tienen presencia en el negocio de trading en Paraguay, Uruguay y Bolivia.