La compañía brasileña Renova Energía, centrada en la generación de electricidad a partir de fuentes renovables, se acogió a la ley de quiebras para reorganizar una deuda que alcanza los 3.100 millones de reales (unos U$S 750 millones).

Fundada en 2001, Renova Energía fue una de las pioneras en el sector de energías renovables en Brasil, con generación a partir de plantas eólicas, solares y pequeñas centrales hidroeléctricas, reportó la agencia EFE.

Desde 2009 se concentró fundamentalmente en proyectos de fuente eólica y llegó a implantar un complejo en el estado de Bahía, en el noreste de Brasil, que en la época fue el mayor de ese tipo en Latinoamérica, según la empresa.

Pero las abultadas deudas que afronta la compañía obligaron a su Consejo de Administración a declararse en bancarrota, y acudir a la Justicia para solicitar la denominada «recuperación judicial», como se conoce en Brasil la ley de quiebras.

Renova Energía aseguró en un comunicado remitido al mercado financiero que tiene deudas pendientes de pago por valor de 3.100 millones de reales (US$ 750 millones), la mayoría contraídas con bancos y pequeñas y medianas empresas.

La empresa elaborará un plan de reestructuración que tendrá que ser aprobado por la Justicia y por la Asamblea General de Acreedores, dentro de los plazos previstos por la ley.

Renova Energía afirmó en la nota que «pretende restablecer su equilibrio económico-financiero y honrar los compromisos asumidos con las partes interesadas» para, «en un futuro próximo, retomar una trayectoria de crecimiento sustentable».

En julio de 2010, la eléctrica se convirtió en la primera empresa del sector de las renovables en cotizar en la Bolsa de San Pablo.

Cuatro años después amplió su cuota de mercado al adquirir el 51 % de Brasil PCH, empresa propietaria de 13 pequeñas centrales hidroeléctricas con una potencia total de 148,4 megavatios (MW), mientras desarrollaba proyectos de energía eólica.