Gazprom, el gigante del gas ruso, obtuvo un beneficio neto atribuido de 535.908 millones de rublos (7.400 millones de euros) en los tres primeros meses del año, lo que supone una mejora del 44,2% en comparación con su resultado del primer trimestre de 2018, según informó la compañía.

El monopolio estatal ruso logró unos ingresos de 2,29 billones de rublos (31.622 millones de euros) entre enero y marzo, como consecuencia principalmente del aumento en los precios promedio.

Los ingresos derivados de las ventas de gas a Europa se incrementaron un 10% respecto al mismo periodo de 2018, mientras que la facturación por ventas de gas a los países de la antigua Unión Soviética aumentaron un 5%.

La deuda neta de Gazprom a 31 de marzo alcanzaba los 2,84 billones de rublos (39.285 millones de euros), lo que implica una reducción del 6% respecto del apalancamiento contabilizado al cierre de 2018.