La producción petrolera de Estados Unidos, que tuvo un incremento récord de 2,2 millones de barriles en 2018, aportará 70% del crudo suplementario que se pondrá en el mercado de aquí a 2024, informó hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Las mayores exportaciones de EE.UU. (su producción total subirá en 4,1 millones de barriles diarios en ese periodo) reforzarán la seguridad de aprovisionamiento en el mundo, indicó la AIE en su informe de perspectivas para los próximos cinco años.

Esa evolución, que se asienta sobre todo en los yacimientos de esquisto, no sólo convertirán a Estados Unidos en exportador neto desde 2021, sino que en términos brutos sus exportaciones -de nueve millones de barriles diarios (mbd) al final del periodo- superarán a las de Rusia y se situarán al nivel de las del “número uno”, Arabia Saudita.
Brasil será el segundo país que más elevará sus exportaciones, con 0,8 mbd más, pero igualmente Canadá, Noruega y Guyana, informó la agencia EFE.

En cambio, para la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) -cuya capacidad de producción se verá lastrada por los efectos de las sanciones y los problemas económicos en Irán y Venezuela- la AIE estimó un descenso de 380.000 barriles diarios (bd) para quedar en 34,5 millones en 2024.

La agencia estima que, sin cambios en las condiciones del embargo, Irán se quedará estancado en los 3,85 mbd en el quinquenio de la previsión, mientras que Venezuela caerá de los 1,31 millones de 2018 a 0,75 en cada uno de los cinco ejercicios siguientes.

Dentro de la OPEP, sólo tienen planes para una expansión significativa Irak (800.000 bd más de aquí a 2024, hasta 5,80 millones) y los Emiratos Árabes Unidos (500.000 bd más, hasta 3,85 millones).
Por el lado de la demanda, el informe consideró que “va a seguir aumentando pero a un ritmo un poco más lento”.

En concreto, espera una suba anual promedio de 1,19 mbd (1,2%) por la demanda de las economías emergentes y, en particular, de China e India que juntas supondrán 44% de los 7,1 mbd de alza global hasta 2024.

El informe también menciona el incremento futuro de la demanda en las otras regiones durante este período: 4,4 mbd en Asia-Pacífico; 0,9 mbd en Oriente Medio; 0,6 mbd en África y 0,9 millones en América, mientras que para Europa anticipó una caída de 0,1 mbd.