La producción de petróleo y gas no convencionales durante mayo aumentaron 52,9% y 33,3% respectivamente, lo que permitió no solo compensar el declive de los recursos convencionales y de otras cuencas sino incrementar el desempeño total a nivel país en materia energética.

Así se desprende del informe de tendencias del sector del Instituto Argentino de la Energía (IAE), que se dio a conocer luego de que la Secretaría de Energía anunciara que en gas, la producción creció en mayo 7,6% internual -la más alta desde julio de 2009- y en petróleo avanzó 4,2%, y acumula 15 meses de crecimiento interanual.

De acuerdo al trabajo de IAE, la producción de petróleo convencional, que representa el 84% del total, disminuyó en mayo de 2019 2,7% interanual y 2,8% en el acumulado del último año móvil.

Por el contrario, la producción de petróleo no convencional -18,2% del total mensual producido y de 15,3% del total anual- aumentó 52,9% interanual en mayo y 53,6% en el acumulado de los últimos doce meses.

La producción de petróleo no convencional se incrementó debido al aumento del 66,3% interanual en el shale que compensó la disminución del 16,4% en la producción de tight oil.

En cuanto al gas natural, la producción convencional, que representa el 61% del total anual, disminuyó en mayo de 2019 5,3% interanual y 8,9% en el acumulado de los últimos doce meses.

En tanto, la producción de gas natural no convencional aumentó 33,3% interanual y 40,7% en el acumulado de los doce meses a mayo de 2019 impulsado por el aumento del 93,1% en el shale que compensó la caída del 1% en el tight, en ambos casos en la comparación año a año.

En este sentido, la producción acumulada en los últimos doce meses de shale gas -representa el 19,5% de la producción total- creció 175% mientras que la de tight se redujo 5,2% en el mismo período, representando también el 19,5% de la producción total.

De esta manera, la producción de gas natural no convencional acumulada durante los 12 meses corridos fue 41,7% superior a igual período del año anterior.