El presidente de YPF, Miguel Angel Gutiérrez, afirmó hoy que la formación de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta «es el proyecto de inversión más importante que tiene la Argentina en la actualidad, por encima de cualquier sector, y hay que desarrollarlo a nivel económico y político», para lo cual «hay mucho que trabajar en una política pública para desarrollar la ventana (de producción) de gas seco en 4 a 6 años». 


Gutiérrez participó en un seminario sobre las perspectivas de desarrollo hidrocarburífero en la Argentina y en Brasil, en la embajada de este país en Buenos Aires, y destacó la necesidad de «equilibrar la macroeconomía, de manera que caiga el costo del capital necesario para las inversiones», y de abordar cuestiones pendientes que suman «hasta 48 ítems» e incluyen «la situación impositiva, los costos portuarios y temas que tienen que ver con las relaciones laborales».

«El tema esencial, dijo Gutiérrez, es que logramos bajar los costos de producción en Vaca Muerta y en nuestro yacimiento de Loma Campana el promedio está abajo de los US$ 40 el barril, y US$ 35 en los mejores pozos».

«Pero como tenemos retenciones, el objetivo es seguir bajando costos y producir a un valor promedio de US$ 50 a 55», precisó.
El titular de YPF detalló que la empresa opera actualmente 696 pozos en Vaca Muerta con 16 equipos productivos que pasarán a 18 a fin de año, mientras el conjunto de compañías acumula 1.120 pozos, pero «todavía estamos en la infancia».

En ese sentido, destacó, «estamos invirtiendo US$ 2.050 millones, de los cuales US$ 500 millones son para infraestructura, a fin de asegurar la evacuación de lo producido».

Gutiérrez enfatizó luego que «la exportación de petróleo está al alcance de la mano, pero se hará realidad de manera sistemática dentro de 18 a 24 meses». 

En cuanto al gas natural, «tenemos que lograr un equilibrio que nos permita exportar: ese es el gran desafío para los próximos meses y años, ser capaces de colocar el gas a US$ 6 el millón de Btu (unidad térmica británica) en Asia, China, los países del Sudeste y Japón, que son los que van a estar demandando más».

Gutiérrez detalló luego las posibilidades abiertas en los mercados de la región y estimó que Chile puede demandar entre 20 y 24 millones de metros cúbicos diarios frente a 7 millones actualmente, pero para eso «hay que desplazar contratos de largo plazo que tienen con otros proveedores y eso tiene un costo, nadie se va si no le pagamos algo para que se vayan».

En cuanto a la exportación de GNL (gas licuado) advirtió que construir una planta de licuefacción «lleva un tiempo, 5 años para ponerle un número», ya que el planeamiento demanda seis a ocho meses y después, «la planta que más rápido se construyó en tierra en Estados Unidos requirió 40 meses».