La Secretaria de Energía analiza todos los pormenores para publicar en breve la prórroga de la ley 26.093, que impulsa el desarrollo de los biocombustibles aunque descartó de plano la idea de elevar el corte con la nafta, como pretendían las provincias.

En el sector hablan de un posible nuevo aumento en los precios, pero dependerá del dato de inflación que publique hoy el Indec.

Fuentes oficiales señalaron al diario BAE Negocios que la extensión de la ley por dos años más, a partir de 2021, “está siendo estudiada con jurídicos, que son los que están revisando punto por punto la actual norma para evitar posibles impugnaciones”.

Remarcaron además que “se revisa todo, y por eso la demora”.
Tanto las provincias como la industria veían que la salida de la nueva norma era “muy lenta”.

Por otro lado, desde Casa Rosada indicaron que “no habrá ningún aumento de corte”. Hoy en su mezcla con las naftas, el bioetanol a base de caña y maíz representa el 12% mientras que el biodiésel, el 10%.

El sector petrolero no estaba muy contento con la posibilidad de que se elevara el corte, ya que esto le haría perder rentabilidad en un mercado en el que es el único jugador.

Vale recordar que el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, recibió en dos oportunidades a la industria a partir de la intervención que tuvo el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, una de las principales provincias productoras de biodiésel.

Fuentes cercanas al funcionario destacaron que parte del decreto “se está trabajando en base a lo que Frigerio sugirió luego de haber mantenido reuniones con las provincias”.

Otra de las preocupaciones de la industria son los precios. La Secretaría de Energía decidió cambiar las reglas de juego en febrero pasado, primero no publicando los valores y luego modificando la fórmula necesaria para saber los precios de venta en el mercado. Esto hizo que las fábricas presentaran varios recursos de amparo.

Semanas atrás, cansada de los retoques, la Cámara Sucroalcoholera de Tucumán fue más allá e hizo una denuncia penal contra funcionarios de la cartera energética, ya que considera que las útimas medidas de Energía son “ilegales” y “arbitrarias”.

Lo cierto es que desde el Gobierno no anunciarán ningún “aumento de precio” para los biocombustibles, o al menos no por el momento, dado que esto “dependerá de la inflación”, dijeron las fuentes.

Sin embargo, sí reconocieron los “desfasajes” que hay en los valores y por eso habría “recomposiciones paulatinas que rondarían entre el 6% y 8% mensual” para que en noviembre o diciembre se vuelva de alguna manera a la fórmula que hoy no existe.

Lo que busca el Ministerio de Hacienda es moderar el traslado de la suba del precio de los biocumbustibles a los surtidos, en el actual escenario electoral y con una inflación que ya se disparó por arriba del 50%.