COMPARTIR

La Licitación para la construcción del Acueducto Lago Buenos Aires fue declarada “desierta” al no haberse presentado ningún oferente en la apertura de sobres realizada el pasado 4 de marzo en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación.

Así lo confirmó Sergio Levit vocero de la Secretaría de Obras Públicas, quien además adelantó que “no habrá un nuevo llamado” porque la obra “no es prioritaria” dentro del esquema del Gobierno nacional.

Aunque parezca increíble, la notificación la cursó el funcionario nacional ante una consulta del Diario El Mercurio de Chile, quien preparaba un artículo sobre las repercusiones de la obra en las comunidades del vecino país (Ver link de la nota).

En la nota del diario del vecino país se señala: “Secretaría de Obras Públicas argentina informó a “El Mercurio” que la convocatoria fue declarada desierta, porque no hubo oferentes. Ahora se revisará si esta iniciativa es conveniente o no para el plan nacional de aguas que se elabora“.

Días antes de las elecciones, la entonces Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner anunciaba la inclusión en los presupuestos de los años 2016 al 2018 de las partidas para la construcción de la mega obra multipropósito para garantizar el abastecimiento de agua potable a las localidades de la zona norte.

La decisión de la ex mandataria fue elogiada y cayó con gran beneplácito entre los habitantes de la zona norte de la provincia, ya que su concreción garantizaba agua potable en red para los vecinos y la posibilidad de alimentar con el líquido a varios emprendimientos productivos necesitados de riego a gran escala. La decisión política de incorporar la obra en los presupuestos, propiciaba además una solución concreta a largo plazo para los inconvenientes que con el agua padecían los vecinos de Caleta Olivia.

Sin embargo la decisión ahora del gobierno de Mauricio Macri es la de no avanzar con ese proyecto. Se convocó a una licitación nacional e internacional, cuyos sobres se abrieron el 4 de marzo pasado, según anunciara la ex mandataria junto a su entonces ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio de Vido.

Sin embargo, el llamado fracasó. “Fue declarado desierto, porque no se presentó nadie”, confirma a “El Mercurio” el vocero de la Secretaría de Obras Públicas, Sergio Levit. Añade que “el actual gobierno (del Presidente Macri) va a evaluar ahora si este proyecto es conveniente o no para el plan nacional de aguas que se está elaborando”.

“Por ahora no es una obra prioritaria” sentenció.

En diciembre, el Ministerio de De Vido se terminó. La Secretaría de Obras Públicas es ahora parte del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda que conduce Rogelio Frigeerio.

El senador por Aysén, Antonio Horvath, reveló que en la Embajada de Chile en Argentina le confirman que el proyecto quedó suspendido. Como presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, destaca que es “una buena oportunidad para elaborar una estrategia conjunta de manejo de cuencas compartidas” entre ambos países, que es lo que corresponde, dado que hay un Tratado de Medio Ambiente (1991) y un protocolo del mismo (1993), que compromete a Chile y Argentina.

El acueducto extraería el agua en el lago Buenos Aires, en el sector de Los Antiguos , en forma permanente (entre 15 m3/seg y 30 m3/seg), para trasladarla vía tuberías en 658 kms y abastecer de agua potable a varias ciudades de la provincia de Santa Cruz entre Perito Moreno y Puerto Deseado. El llamado nacional e internacional, hecho en octubre de 2015, era para una inversión inicial de US$1.200 millones (48 meses). En el largo plazo son US$ 5.000 millones.El acueducto pretende impulsar el desarrollo agrícola y productivo de 60 mil hectáreas.

MACRI LO HIZO

La confirmación de ejecución de este emprendimiento en cuatro etapas era uno de los anuncios más esperados no sólo por la comunidad de Caleta Olivia sino también por las de Puerto Deseado, Pico Truncado, Las Heras, Koluel Kaike, Jaramillo, Fitz Roy, Tellier, Cañadón Seco, Los Antiguos y Perito Moreno.

Y no es para menos. Desde hace años las comunidades del flanco norte provincial esperan una solución definitiva a sus problemas de suministro de agua que condicionan desde la prestación del servicio básico hasta el desarrollo de cualquier tipo de desarrollo productivo.

El anuncio de la entonces Jefa de Estado apareció en el momento preciso. Caleta Olivia sufrió por varias semanas cortes en el suministro del líquido elemento por varias horas.

La confirmación de ejecución de este emprendimiento en cuatro etapas era uno de los anuncios más esperados. Demandará una inversión de 11.600 millones de pesos y la noticia fue celebrada por las autoridades políticas.

Cabe recordar que los detalles de este mega emprendimiento que además de provisión de agua potable contempla el desarrollo de zonas agrícolas e industriales, habían sido presentados públicamente el 8 de octubre de 2013 en Caleta Olivia, durante una visita que realizaron funcionarios del Ministerio de Planificación Nacional y del Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento.

En esa ocasión, el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Edgardo Bortolozzi, y su asesor técnico, Jaime Alvarez (ex Ministro de la Producción de Santa Cruz), precisaron que el proyecto multipropósito del lago Buenos Aires comprende un canal-acueducto a cielo abierto de 658 kilómetros para abastecer a localidades de la Zona Norte e irrigar 60 mil hectáreas que se aprovecharán para emprendimientos agropecuarios e industriales.

Asimismo destacaron que la toma del acueducto estará ubicada en la zona noreste del lago Buenos Aires, que es el segundo espejo de agua de mayor dimensión en América del Sur (después del Titicaca) que se encuentra a 270 metros sobre el nivel del mar. También dejaron constancia que se necesitará una fuente de energía para elevarlo a una cota de 540 metros a fin de salvar un gran desnivel topográfico, tras lo cual el agua correrá por impulso propio hasta Puerto Deseado.

Los ingenieros, comentaron de qué manera se realizará la obra, por donde pasará y de qué manera se realizará la captación del agua del Lago Buenos Aires, y remarcaron que no hay manera de que esa agua esté contaminada, ya que se realizaron varios estudios, y a pesar de que existe una mina en la parte chilena en cercanías al lago, de ninguna manera puede ser contaminada.

“Este proyecto es de desarrollo, está previsto el desarrollo agrícola ganadero, la generación de industrias y el soporte vial ferroviaria y una estructura de generación energética para elevar el agua desde el Lago Buenos Aires. Es de una magnitud muy significativa, son más de 300 metros de elevación para un caudal de 30 metros cúbicos por segundo, como el de Río Mendoza. Esos 623 km de desarrollo se hacen por gravedad”, detallaban en aquella oportunidad.

“El lago Buenos Aires es el único con el caudal necesario y de calidad. Se analizó a través de radar y topografía diferentes alternativas de trazado y captación. El caudal se eleva a 300 metros de altura del lago” explicaban.

Todo lo anunciado quedó en foja cero a partir de la decisión del Gobierno nacional de no avanzar por ahora con la obra.

Fuente El Mediador.TV

 

COMPARTIR