La Destilería Argentina de Petróleo SA (Dapsa) tomó el control y la explotación comercial de 135 estaciones de servicios de la red que perteneció a Oil Combustibles, para lo cual contempla un plan de inversiones de US$ 60 millones en los próximos 5 años.

La red cuenta con bocas de expendio en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Chaco, Córdoba, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Mendoza y San Juan, a partir de las cuales Dapsa espera alcanzar un 6% del mercado de combustibles al 2023. 

Dapsa es una empresa focalizada en la comercialización y distribución de combustibles, servicios logísticos e industriales, que adquirió 135 estaciones de servicios de la ex red Oil Combustibles, mientras que Gulf anunció la semana pasada una operación similar por otras 127 estaciones.

El director Comercial y Relaciones Institucionales de Dapsa, Hugo David, dijo a Télam que después de la compra del 50% restante Dapsa por parte de Sociedad Comercial del Plata, la petrolera da “un paso importante para el desarrollo de su propia red de estaciones de servicio con un plan de inversiones de 60 millones de dólares por los próximos cinco años”.

“La inversión estará destinada al desarrollo de la nueva imagen de la red, la puesta en valor de las bocas, la inversión en tecnología y el desarrollo de infraestructura”, explicó David.

El directivo resaltó que las 135 nuevas estaciones de servicio se sumarán al abastecimiento que Dapsa realiza a unas 208 estaciones independientes, a las cuales ofrecerá a los operadores “garantía de continuidad de los contratos y les sumará la propuesta de una nueva relación comercial” que implicará incluirlas bajo la marca Dapsa.

“A quienes se quieran sumar vamos a embanderar como cualquier otro operador independiente que desee sumarse a este proyecto de largo plazo con continuidad de suministros garantizada”, a través de la alianza estratégica alcanzada este año con YPF por los próximos ocho años.

Desde mayo Dapsa contribuyó al mantenimiento del abastecimiento de gran parte de esta red de la ex OIL Combustibles, base sobre la cual comenzará a desarrollar la suya propia con el objetivo de alcanzar en cinco años una participación del 6% del mercado de combustibles.

Con un market share histórico de un 2% a través de la red de estaciones blancas o independientes, la operación anunciada hoy consolida su participación dentro del mercado total, con un 4,2% y 2,5% en el mercado de diésel automotor y naftas, respectivamente.

De esta manera, la empresa ingresa a un mercado de combustibles líquidos que se torna cada vez mas competitivo con los ingresos recientes de marcas como Gulf, Raizen y Trafigura.