El parque solar que construye una empresa mendocina en el departamento Santa Rosa, que demandará una inversión de 6 millones de dólares, generará energía limpia para riego, informaron hoy desde el gobierno provincial.

«La pyme mendocina Energe construye el predio en El Marcado, Santa Rosa, con una inversión inicial de US$ 6 millones y el apoyo, seguimiento y asesoramiento de la Empresa Mendocina de Energía (Emesa)», detalló un comunicado del Ejecutivo.

Gracias al Bono Fiscal II que el gobierno de Mendoza lanzó para incentivar las inversiones mendocinas y respetando sus condiciones, la empresa contrata mano de obra e insumos locales y genera decenas de puestos de trabajo.

«El Bono Fiscal es una herramienta que desarrollamos en 2016, lanzamos en 2017 y ayudó a avanzar a más de 100 proyectos de inversión en toda la provincia», explicó Martín Kerchner, ministro de Economía provincial.

Kerchner afirmó que en esta iniciativa «el apalancamiento tiene múltiples impactos, como el desarrollo de una cadena local de proveedores de este tipo de tecnología, la generación de energía y la creación de puestos de trabajo».

«Claramente es un incentivo que ha dado resultados concretos y que diferencia a Mendoza de otras provincias», afirmó el funcionario.

El complejo, con 20 mil paneles que generarán cinco megavatios de potencia escalable, dará energía para riego agrícola en la región.

La idea es que comience a funcionar con 16 hectáreas pero los productores del Este ya manifestaron su interés para que el proyecto crezca y llegue a ocupar 50, adelantó el gobierno local.

Por otra parte, el lunes se puso en marcha el parque solar fotovoltaico PASIP que, con una inversión de US$ 2,5 millones, es el proyecto de energía renovable con mayor cantidad de insumos y mano de obra local de Argentina, con un porcentaje cercano a 90% de lo invertido.

Estos parques se suman a las seis nuevas pequeñas centrales hidroeléctricas ya instaladas, que aprovechan el curso de ríos y canales para abastecer entre 25 y 30 mil hogares y reducir 30 mil toneladas del dióxido de carbono, al Parque Solar de Junín -inaugurado el viernes pasado- y a los paneles solares que Mendoza instala en edificios públicos.