La petrolera CGC (Compañía General de Combustibles, de la Corporación América, grupo Eurnekian) espera aumentar este año en un 14,5% su producción de hidrocarburos, a partir de los crecientes resultados de sus concesiones en áreas de gas y petróleo no convencionales.

La previsión de CGC es alcanzar un nivel de producción cercano a los 37.000 boe/d (barriles de petróleo equivalente por día), lo cual implicará un salto de casi 57% respecto de lo registrado durante 2017.
Las proyecciones de la compañía se incluyen en un informe elaborado por la calificadora de riesgos FixScr, filial local de la firma global FitchRatings.

CGC exhibe una producción creciente de gas en la cuenca Austral, en el extremo sur del país (Santa Cruz y Tierra del Fuego) donde concentra el 95% de su producción y reservas probadas (P1, según la jerga técnica). 

La compañía se encuentra enfocada al segmento de gas, que representa el 82% de su producción y el 84% de sus reservas, precisó Fix. 

La agencia destacó el creciente flujo de caja operativo de CGC, a partir de «la recomposición del precio promedio de gas, los subsidios a través del Plan Gas y la mejora en los costos por la devaluación».

Esos factores, indicó, «le permiten a la compañía lograr márgenes de rentabilidad (medios en pesos) en torno del 23%».

La empresa «opera en un sector de capital intensivo y debe realizar un elevado nivel de inversiones para mantener la producción», agregó Fix. 
Se aguarda en ese sentido que el ratio de inversiones/ventas, en torno del 30%, sea apalancado principalmente con fondos propios. 

Fix advirtió que el bajo nivel de reservas, que a diciembre pasado representaba en promedio 5,4 años de producción, «limita la flexibilidad de la compañía para reducir inversiones». 

CGC, por otra parte, redujo su deuda gracias a «la mejora en la rentabilidad a partir del segundo semestre de 2018», y concentró el 87% sus vencimientos (US$ 380 millones) en el año 2021.

Sobre ese indicador, Fix consideró que el riesgo de refinanciación «es manejable, debido a las perspectivas favorables del negocio». 

La calificadora recordó que «en 2018 los incentivos al gas no convencional representaron el 17% de los ingresos de la compañía», y alertó que «a pesar de que CGC se encuentra cobrando los subsidios en tiempo y forma, el gobierno no siempre ha cumplido puntualmente con el pago de los subsidios». 

A diciembre pasado, precisó el informe, la compañía tenía compensaciones a cobrar por US$ 59,3 millones, que están siendo canceladas a partir de febrero con la emisión de bonos en 30 cuotas mensuales. 

En esta materia, Fix recordó el anuncio sobre la limitación en los subsidios al gas no convencional para los planes ya autorizados, por lo que «no se esperan nuevos planes de subsidios al gas en futuro próximo». 

La calificadora consideró «débil» la estructura de las Obligaciones Negociables de CGC, ya que el repago depende de los dividendos de subsidiarias que no son controladas: Transportadora de Gas del Norte S.A. (TGN, a través de su controlante Gasinvest S.A.), Gasoducto Gasandes (Argentina) S.A. y Gasoducto Gasandes S.A. (Chile).

Fix mencionó al respecto el «elevado riesgo devaluatorio», ya que la ON Clase 10 fue denominada en dólares, mientras la generación de fondos de TGN, de acuerdo con el actual cuadro tarifario, es en pesos. 

La agencia recordó, sin embargo, que CGC amortizó de modo anticipado (en septiembre último) US$ 20,2 millones de capital de esa ON, con lo cual el capital adeudado es ahora de US$ 79,8 millones.