El Gobierno convocó a presentar manifestaciones de interés para la eventual construcción de un nuevo gasoducto para Vaca Muerta que demandará una inversión de US$ 2.000 millones, de los cuales US$ 800 millones se aplicarán al primer tramo con una importante financiación por parte del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS).

La iniciativa se encuentra en línea con la resolución 82, publicada esta mañana en el Boletín Oficial, que contempla también la posibilidad de ampliar la capacidad de transporte del gas producido en el yacimiento neuquino con destino al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El principal objetivo es ampliar la capacidad de transporte del gas producido en Vaca Muerta y convertir a la Argentina en exportador neto a partir del 2023, informaron hoy fuentes de la Secretaría de Energía.

En la normativa publicada en el Boletín Oficial se destaca la posibilidad de que el Fondo de Garantía de Sustentabilidad «participe en una parte sustancial del financiamiento, en condiciones de mercado».

En los últimos años, la implementación de programas destinados a la promoción de inversiones en producción de hidrocarburos provenientes de reservorios no convencionales, especialmente de la cuenca neuquina, ha generado un sustancial incremento de la producción de gas natural, particularmente impulsado por las inversiones realizadas en esta nueva forma de explotación.

Como resultado de esos programas, la producción de gas natural de reservorios no convencionales creció 43% entre enero de 2018 e igual mes de 2019.

«El aporte del FGS será de alrededor de US$ 500 millones, que provendrán de los ingresos que generen las ventas de centrales térmicas», precisaron las fuentes.

Las mismas fuentes precisaron que la construcción del nuevo gasoducto «se adjudicará entre julio y agosto de este año, lo cual será toda una señal para que las empresas empiecen a invertir».

La batería de medidas que el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, proyecta lanzar en el corto plazo incluye, además, la puesta en marcha, a partir del año que viene, de un nuevo programa de reemplazo de importaciones de gas con el objetivo de subastar un transporte de 12 millones de metros cúbicos por día durante los cuatro meses de invierno.

La subasta la llevará adelante Integración Energética Argentina (Ieasa), que le venderá este volumen a la mayorista Camessa y luego se licitará entre las empresas interesadas en el proyecto, con un contrato a cuatro años.

Este plan arrancará en 2020, se extenderá por cuatro años y se licitará con precios de referencia vinculados al gas natural licuado (GNL) en los que podrán participar todas las empresas del sector, incluyendo las que se encuentran bajo el régimen de promoción de la resolución 46.

En el caso concreto de la empresa Tecpetrol del Grupo Techint, que está en conflicto con el gobierno por diferencias en el pago de subsidios por la producción de gas, también podrá participar de las licitaciones siempre y cuando renuncie antes a los planteos legales derivados de esta cuestión, precisaron en la cartera de Energía.

Por otro lado, Lopetegui viajará en los próximos días a Chile para negociar exportaciones de gas a ese país durante los ocho meses no invernales con permisos firmes, es decir sin riesgo de interrupciones.
Otras de las iniciativas que maneja la secretaría es que petroleras financien la creación de un fondo que administrará el Estado para que se puedan comprar combustibles líquidos en los picos de calor.