La empresa distribuidora de Energía de la provincia de San Luis, Edesal, solicitó la realización de una nueva audiencia pública para el 26 de julio próximo, para tratar un nuevo aumento de la tarifa de energía eléctrica.

De este modo, la empresa se adelanta dos meses a los seis que deben existir para la convocatoria, que se cumplirían en septiembre ya que el último aumento se produjo en marzo de 2019.

Los argumentos de la empresa son la necesidad de “compensar” los aumentos provocados por la inflación y los costos que demandan el mantenimiento y la distribución en el territorio provincial, según confirmó a la prensa local el presidente de la Comisión Reguladora de Energía, Gerardo González.

La nueva audiencia se realizará en el Hotel Sierras de Las Chacras a 15 kilómetros de esta capital, para tratar el incremento que todavía no ha sido confirmado de manera oficial, que debería comenzar a regir desde agosto y que fuentes consultadas estiman en más de un 30 %.

Sobre el adelanto de dos meses para la convocatoria, Gonzalez explicó que hay una polinómica que se verifica si se dan los coeficientes nacionales que si superan el 12% daría lo que sería la cláusula gatillo, que es lo que nos da “el okey para hacer el llamado a audiencia pública”.

A partir de la solicitud efectuada, Edesal pretende elevar la tarifa por los costos en los materiales, el combustible y los incrementos salariales. 

Si bien el empresario afirmó que el porcentaje de aumento “se encuentra en estudio”, aclaró que la incidencia de los aumentos en las tarifas de distribución “altera más o menos un 50 %, que significa un 55 % de distribución y un 45 % de generación”.