La empresa Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia (YPFB) podrá, de modo directo o a través de alguna subsidiaria, comercializar gas natural en el mercado argentino a consumidores finales, según un memorándum de entendimiento binacional firmado a mediados de febrero, revelaron hoy fuentes de la Cancillería.

El documento, publicado en el Boletín Oficial, señala que la Argentina “apoyará todas las acciones que sean necesarias” para que se concreten esas operaciones. 

Según el memorándum, esas transacciones podrán hacerse “una vez que los volúmenes en firme acordados para cada estación hayan sido comercializados”.
El precio del fluido en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST) será igual al del contrato de compra venta de gas natural entre YPFB y la estatal argentina Ieasa (Integración Energética S.A.). 

Las operaciones quedarán supeditadas a “que exista capacidad disponible en el sistema troncal de transporte de gas” en la Argentina.
El documento fue firmado por el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, y el ministro de Hidrocarburos de Bolivia, Luis Sánchez Fernández, en Santa Cruz de la Sierra el 14 del mes pasado.

En esa ocasión se suscribió la cuarta adenda al contrato original entre Ieasa e YPFB, con vigencia hasta el 2026, y se acordó una mayor flexibilidad estacional en la provisión de gas natural.

El memorándum señaló, por otra parte, que el Gobierno nacional alentará a YPFB para que realice “inversiones en campos petrolíferos argentinos que se encuentren en etapa de desarrollo”, para lo cual informará sobre las licitaciones que se convoquen en el país.
Otro punto impulsa “el intercambio de conocimiento, innovación y tecnología para el desarrollo de los biocombustibles”. 

Del mismo modo, la Argentina “alentará proyectos de YPFB para el desarrollo de transporte y plantas de licuefacción destinados a la exportación de gas natural licuado (GNL) a través de la costa argentina”. 

Por otra parte, se acordó realizar gestiones para el intercambio de volúmenes de gas en distintos mercados “a efectos de maximizar, donde fuere razonablemente posible, la efectividad y eficiencia en la comercialización” del energético. En ese sentido se tendrá en cuenta la mayor o menor cercanía a los centros principales de consumo de las corrientes de gas natural involucradas. 

Ambos países, “gestionarán conjuntamente el acceso a la capacidad remanente que existiese en las plantas de almacenamiento de gas, infraestructura de transporte y demás instalaciones”.

El memorándum señaló además que la Argentina y Bolivia “evaluarán y promoverán oportunidades de intercambio futuro de energía eléctrica a precios competitivos a través de sus empresas o entidades”.

La Argentina también facilitará, una vez garantizado el abastecimiento del mercado interno, los procedimientos administrativos para “viabilizar la provisión de petróleo crudo y/o combustibles terminados para el mercado boliviano, a través de YPFB”, y permitirá el acceso a la capacidad remanente de refinación y transporte.